En Cáritas las personas voluntarias constituyen el pilar básico e insustituible de la acción de la entidad, que tienen un compromiso comunitario, fraterno y solidario con los últimos.

La participación de los voluntarios se reparte en todos los ámbitos y niveles de la organización de Cáritas, intentando unir las expectativas del voluntario y necesidades de la entidad.

Puede ser voluntario de Cáritas cualquier persona mayor de 16 años, sin discriminación por su condición social, origen creencia religiosa o preparación cultural.

Deben ser personas dispuestas a crecer personalmente, formarse participando de las formaciones de la organización para fortalecer la actividad; personas con esfuerzo, energía y generosidad y trabajando unidos con equipos formados por voluntarios y personas remunerables. Deben tener una sensibilidad por cuestiones de orden social.

Deixar un comentari